Alcoholemias

Son los llamados delitos contra la seguridad vial. Que se suelen ventilar en un proceso denominado Juicios Rápidos.

Pero además de la responsabilidad penal que se imponga en dicho proceso judicial, posteriormente habrá de determinarse la civil, que derive del hecho punible y que en principio correspondería a la compañía aseguradora, es decir:

¿Quién paga los daños de los vehículos y/o personales cuando estos fueron causados por un conductor ebrio?.

La facultad de repetición de las aseguradoras aparece regulada en el artículo 10 del Texto refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor y en el artículo 76 de la Ley de Contrato de Seguro; el primero de los preceptos indicados establece que el asegurador, una vez efectuado el pago de la indemnización, podrá repetir:

OPCIÓN A

Contra el conductor , el propietario del vehículo causante y el asegurado, si el daño fuera debido a la conducta dolosa de cualquiera de ellos o a la conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas o de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas.

OPCIÓN B

Contra el tercero responsable de los daños.

OPCIÓN C

Contra el tomador del seguro o asegurado, por las causas previstas en la Ley de Contrato de Seguro, y conforme a lo previsto en el contrato, en el caso de conducción del vehículo por quien carezca del permiso de conducir.

OPCIÓN D

En cualquier otro supuesto en que también pudiera proceder tal repetición con arreglo a las leyes.